martes, 30 de agosto de 2016

Experiencias de Aprendizaje Núcleo Temático Integrador Toddlers

¿Qué puedo esperar de este nuevo año escolar?


¿Dónde Estamos?

Seguimos desarrollando nuestro núcleo temático integrador el cual nos permite en esta ocasión explorar de forma sistemática los lugares en los que los infantes se desenvuelven en el colegio a partir de la participación  en las actividades grupales y respetuosas con pares y adultos.


Luego de la visita en las oficinas de la coordinadora y psicóloga del plantel, los niños y niñas socializaron su trabajo y le recordaron a sus amigos las funciones de ellas.



Luego pasamos a otro espacio del preescolar, el lugar que hace mucho tiempo los niños y niñas conocen y disfrutan estar ahí, sólo es divertido si se hace en compañía de sus compañeros y por eso quisieron interiorizar más de él y utilizarlo adecuadamente.

Para esto los niños y niñas observaron una dramatización preparada por las docentes con la intención de conocer el semáforo quienes los ayudarán a tener mucho cuidado a la hora de transitar en el parque, el uso de unos tickets que controlarán el tiempo para usar las motos y así todos puedan disfrutar de ellas, finalmente en compañía de la docente, los niños elaboraron unas normas que harán uso de ellas siempre que asistan al parque.





domingo, 28 de agosto de 2016

Experiencias de Aprendizaje Infants

¿Qué puedo esperar de este nuevo año escolar?

Experiencias de aprendizaje del Núcleo Temático Integrador


Durante esta semana se desarrollaron tres experiencias de aprendizaje en el marco del N.T.I que se ejecuta con los niños y las niñas de Infants. Las experiencias estuvieron encaminadas a resolver las siguientes preguntas ¿Quién soy? ¿Quiénes son mis compañeros/as? Y ¿Dónde estamos? El desarrollo de las mismas ha permitido que los infantes involucren nuevas palabras en su vocabulario relacionadas con su nuevo entorno escolar y ha facilitado el proceso de adaptación.

¿Quién soy?

El propósito formativo de la experiencia apuntaba a que los infantes se identificaran a sí mismos, discriminaran las características de su género y lograran reconocerse como integrantes del nuevo entorno escolar, quienes día a día comparten, aprenden y conviven dentro de la misma institución. Así mismo, la experiencia fue una oportunidad para que los infantes lograran reconocer las partes de su cuerpo y de su cara, estimular su coordinación óculo – manual, enriquecer su discurso con nuevo vocabulario, trabajar el seguimiento de instrucciones y motivarlos a participar de manera activa en actividades grupales. 






Para lograr lo anteriormente descrito, se realizó un ejercicio de identificación personal utilizando como elemento de apoyo un espejo propiciando de esta manera la identificación del género y las partes de la cara y jugamos a “Simón dice” para potencializar el reconocimiento de las partes del cuerpo y el seguimiento de instrucciones. Así mismo, jugamos a “Adivina quién” con fotos de los niños y las niñas. La docente las mostraba y ellos se identificaban e inmediatamente las ubicaban dentro del colegio que crearon entre todos en la actividad de sensibilización. Se hizo énfasis en pronunciar cada uno de los nombres en la medida en que se mostraban las fotos. De esta manera, se realizó una representación simbólica donde se reconocieron como participantes e integrantes de su nuevo entorno escolar. También, se ubicaron las fotos en el parque y ellos se encargaron de buscarlas siguiendo la instrucción “Ahora vamos a buscar la foto de….”. Los infantes se emocionaban al observarse en las fotos y estuvieron siempre dispuestos a contestar las preguntas sencillas que se les formulaban. 












¿Quiénes son mis compañeros y compañeras?

La experiencia de aprendizaje tuvo como intención pedagógica favorecer el reconocimiento entre pares. Los niños y las niñas lograron identificar a cada uno de sus compañeros/as, reconociéndolos por su nombre. Así mismo permitió una estimulación del lenguaje, la identificación de nociones espaciales (arriba – abajo) y del color rojo, además mediante la misma se potencializaron habilidades motoras gruesas, la coordinación óculo – manual y se trabajó el seguimiento de instrucciones.

Se realizó una adaptación del juego de las escondidas. El juego consistía en esconder a un niño o una niña mientras los demás esperaban con los ojos cerrados, luego se les motivaba a identificar quién era el niño o la niña que se había escondido, se disponían a buscarlo y al encontrarlo se les formulaban preguntas con el fin que reconocieran a su compañero y mencionaran su nombre.

Los infantes lograban mencionar algunos de los nombres puesto que durante la experiencia ¿Quién soy? Escuchaban constantemente el nombre de todos. Además se realizó una dinámica con globos, la cual inició invitándolos a soplar muy fuerte para inflarlos (ejercicio oro-facial que estimula el lenguaje), luego se les entregaron globos inflados de color rojo para jugar lanzándolos hacia arriba y hacia los compañeros que se les indicaba; de esta manera se continuaba propiciando el reconocimiento de sus pares. Para finalizar se les motivo mencionándoles que cada uno se llevaría un globo, la docente escribía el nombre de cada niño en el globo comunicándoles para quien sería y le solicitaba a uno de ellos que se lo entregara al compañero o la compañera a quien le pertenecía. Los niños y las niñas se observaban entre ellos hasta encontrar el dueño del globo y entregárselo. 










¿Dónde estamos?

Los niños y las niñas se apropiaron de su nuevo entorno escolar, a través de una experiencia de aprendizaje que les permitió explorar y conocer cada uno de los espacios de su colegio. La intención pedagógica de la experiencia fue que los infantes reconocieran su institución y todos los lugares de ésta donde podrán aprender, jugar y socializar. Antes de iniciar a explorar disfrutaron de la lectura del cuento “Franklin va a la escuela”, el cual se utilizó como provocación para el desarrollo de la experiencia. De esta manera, reconocieron que así como Franklin ellos también están en un colegio. Posteriormente, para explorar realizaron unas lupas con diferentes materiales, mediante esta creación artística se inició a trabajar el rasgado y boleado. Luego de realizar sus lupas asumieron el rol de detectives observando a través de las mismas cada uno de los espacios. 
Para llegar a los lugares primero se les mostraban las imágenes de éstos, los infantes las observaban y se dirigían hasta donde estaban. A cada lugar se le llamaba por su nombre “el parque”, “la plazoleta”, “el salón”, “las oficinas”, “la entrada”. De esta manera se enriqueció el vocabulario de los infantes permitiendo a su vez que reconocieran cada uno de los espacios de su colegio por su nombre. Lo anterior se evidenció al momento de realizar el mapa del colegio con las imágenes. Se les mencionaba el nombre del lugar e inmediatamente lo identificaban en las imágenes señalándolo. Entre todos pegaron y construyeron el mapa de su colegio. 










Potencializando habilidades y destrezas
Soporte pedagógico

Para favorecer y potencializar las habilidades comunicativas, cognitivas, corporales, estéticas y motrices de los infantes, se realizaron diferentes experiencias las cuales se evidencian en las siguientes fotografías:


Jugando con plastilina: Concentración, motricidad fina y creatividad



 ¿Qué sentimos si unimos la miel con el azúcar? Provocaciones para estimular la manipulación de texturas


El dedito saltarín pinta por aquí…





Lectura de imágenes: Flash card sobre objetos de su nuevo entorno escolar. Enriqueciendo vocabulario

 

Soplando fuerte como el lobo: Ejercicios oro  - faciales 






Mi pollito amarillo: Rellenando y pintando con pinceles 





Aprendiendo a rasgar